Entrevista a David, Miguel, Nacho, Scott, Manuel, Enrique y Angel

1002774_10200880050057835_1515098829_n

Texto: Histéricas grabaciones
Fuente: Leer entrevista completa

¿Quién es  David Donnier? ¿Por qué el nombre de His Bones para la banda que te acompaña?

David: David Donnier soy yo, cordobés de origen francés. La banda se llama D.Donnier And His Bones por el origen del grupo, que surgió a partir de una actuación mía en solitario, en la que al final se sumaron los tres primeros componentes de la banda, Enrique a la batería, Nacho a la guitarra y Manuel al bajo. Dos de ellos estaban por aquel entonces en un grupo llamado UESO, y ya que el primer concierto se dio como D.Donnier, decidimos añadirle el “And His Bones”, por el origen de varios de los miembros del grupo. Pero ten presente que el nombre del grupo es D.DONNIER AND HIS BONES, no David Donnier And His bones. No es un solista y su banda, sino un grupo.
Miguel: David es mi muy amado, querido y comprendido amigo desde hace casi 10 años. Amor y devoción es la clave de nuestra relación.
Ángel: Es un gabacho.

Vuestra música tiene una gran influencia de muchos estilos: Rock and roll, Blues, Country, Funky, música latina, Jazz…… Realmente es una curiosa mezcla de estilos, pero en la que puede encontrarse guiños incluso a más estilos,  ¿qué ha motivado este sonido en el David Donnier & His Bones? ¿Cuáles son o han sido vuestras influencias más directas a la hora de hacer música?

David: Cada uno aporta las suyas y las aplica a su instrumento, y luego todo junto resulta que suena bien!!!. Yo crecí escuchando sin parar a Jacques Brel, Georges Brassens y The Beatles hasta los nueve años. Mis influencias son la canción francesa y grupos como The Beatles, Pink Floyd, Prince y Queen.
Manuel: La clave del sonido DONNIER BONES está en que cada uno aporta su estilo, sus gustos, sus tendencias musicales y además absorbe las influencias de los demás, haciendo del grupo un coctel de estilos que es lo que nos define. Cada uno de nosotros estamos influenciados por diferentes estilos musicales, personalmente las mías son: Queen, Elvis, Joaquín Sabina.
Miguel: Creo que la clave está en que cada uno somos de nuestra madre y de nuestro padre, diferentes geografías, culturas, posturas, formas de dormir, etc. Si tengo que elegir mis mayores influencias destacaría Pink Floyd, Camarón de la Isla, Giovanni Hidalgo y actualmente Avishai Cohen.
Nacho: La “disparidad” hace que salga esa mezcla sabrosona. Por mi parte algunas de mis influencias son: Stevie Ray Vaughan, Carlos Santana y la salsa de los setenta.
Scott: Somos un grupo ecléctico en todos los sentidos, entre ellos las influencias musicales de cada uno, que son muy variadas. Diría que los grupos que más me han influido son The Beatles, Bob Dylan, The Who y Paul Simon.
Enrique: Mis influencias son diversas. Me considero versátil y no me gusta encasillarme. En este momento estoy aprendiendo ritmos cubanos y africanos. Mañana no sé lo que voy hacer…

Vuestro disco Flamboyant (2013) es un disco que tiene una gran producción, con canciones muy alegres, luminosas y optimistas, a veces con cierto aire nostálgico, donde tratáis temas variados, reflexivos, otros cotidianos de relaciones personales, de forma metafórica, pero coloquial con letras ciertamente impredecibles… ¿Qué podéis decirnos al respecto? ¿En qué os inspiráis para hacer las canciones?
David: Las canciones las compongo yo en casa, y cuando llegan al local de ensayo cada uno las transforma convirtiéndose en temas con sonido DONNIER BONES. La inspiración me viene de dos o tres palabras que tienen cierta rítmica y sonoridad, a las cuales les pongo una base instrumental, para luego simplemente tirar del hilo y crear una letra completa. Las canciones se hacen a sí mismas, sólo hay que saber despertarlas.
Miguel: Nos inspiramos en la obra y gracia de nuestro Sr. Donnier fundamentalmente, los majestuosos arreglos latinos de Nacho, el perfeccionismo de Manolo, las peculiaridades de McLain, las genialidades de Ángel y las paranoias de la R.I.R. (República Independiente del Ritmo).
Nacho: Nos vamos sumando de manera muy natural, tenemos esa química que hasta ahora nos ha funcionado muy bien. Cada uno con su aportación se inspira en sus propias influencias. El señor Donnier enciende la mecha y luego eso ya no hay quien lo pare!!
Scott: Aunque una de las canciones del disco es una composición mía, el compositor del grupo es David, las letras y las melodías son fruto de su mente tan inquieta. No obstante, uno de los aspectos más enriquecedores musicalmente de tocar en este grupo es ver cómo evoluciona un tema nuevo desde que “nace” en forma de boceto hasta que llega al local de ensayo con cada uno aportando lo suyo así “criando” una creación completamente nueva y distinta.

¿Por qué habéis titulado Flamboyant? ¿Podéis contarnos alguna anécdota durante la grabación del disco?

Miguel: Es un adjetivo que utilizó un periodista inglés cuando tuvimos la oportunidad de tocar en Londres. Nos definió como “A flamboyant, rock & roll with maracas show”, o algo así. El significado de “flamboyant” hace justicia a la mezcla de estilos y caracteres presente en el grupo: vistoso, llamativo, ostentoso y con cierto mal gusto. Joder! Somos nosotros!
Nacho: Yo me quedo con ésta definición de la Wikipedia: “El término flamboyant (traducido del francés como “flamígero” o “flamante”) es un término eufemístico para referirse a hombres afeminados”…acá pasa algo. Como anécdota durante la grabación, demasiadas para poder comentar una sola. Nos tiramos más de un año en grabarlo. Yo fui el encargado de las mezclas y de la masterización y me gusta cocinar a fuego lento que es como mejor salen las cosas. Recuerdo que me rompí una pierna en un concierto tirándome del escenario así que me vino de lujo estar más de un mes escayolado sin poder salir del estudio para poder darle el empujón final.
Scott: ”Flamboyant” significa “llamativo, ostentoso, o extravagante” en inglés, a menudo con ciertas connotaciones homoeróticas. Recuerdo que después de un concierto la novia de David le comentó “no es por nada pero, os tocáis mucho, ¿no?” Pues eso.

Leer más